X
0

¿Es cierto que el jamón serrano engorda? Más mito que realidad

Conocer realmente si el jamón engorda es una de las grandes preguntas que se hacen muchos consumidores. A grandes rasgos, el jamón aporta los nutrientes necesarios que contribuyen a una alimentación variada, rica y equilibrada.

jamon-engorda-mito-o-realidad

Se tiende a pensar erróneamente que, por su procedencia, es un alimento que contiene más grasa de lo habitual y es perjudicial en cualquier dieta. A continuación, explicaremos por qué el jamón es sano y totalmente recomendable.

Por qué el jamón es sano

Para saber por qué el jamón es sano hay que partir de una base como es la de las propiedades nutricionales que posee. Un alimento sencillo de preparar, delicioso que ayuda a superar aspectos como la ansiedad o el estrés. Te mostramos algunos motivos fundamentales y saludables para consumirlo.

Alimento muy rico en proteínas

Las proteínas son nutrientes básicos para nuestro organismo en el día a día. Se encargan del desarrollo muscular en nuestro cuerpo, transportan las vitaminas y nos defienden de otros organismos que nos pueden hacer enfermar, entre otras muchas funciones.

Como ves, su necesario aporte diario está fuera de toda duda. De hecho, de manera habitual, un adulto requiere al día entre 40 y 60 gramos de proteínas. Esta cifra puede aumentar en las embarazadas, por ejemplo, que requieren de un consumo mayor.

Y la buena noticia es que el jamón es un alimento muy rico en estos nutrientes. Bastarían 150 gramos de jamón para aportar 45,75 gr de proteínas. Es más, si lo comparamos con alimentos similares como las carnes frescas, el jamón ibérico tiene de media un 50% más de proteínas.

Aporta vitaminas y minerales diarios esenciales

De igual manera, hay otros nutrientes que resultan necesarios para nuestro día a día. El jamón es una gran fuente de vitaminas y minerales esenciales para nuestro organismo. En 100 gramos encontramos algunas cantidades adecuadas para cubrir nuestra alimentación.

Aporta minerales como por ejemplo el hierro (esencial para transportar oxígeno por el cuerpo), cumpliendo el 18% diario necesario para niños y adultos, y hasta un 20% de la cantidad necesaria de fósforo (para huesos y músculos en buen estado). Incluso el 5% de zinc, potasio y calcio.

Por otro lado, es una gran fuente de vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B6) e incluso vitaminas del grupo E en el caso del jamón ibérico, necesarias para que cualquier organismo pueda crecer y desarrollarse.

Muy bajo en grasas

El jamón contiene una escasa cantidad de grasa, y de la que tiene, más del 50% son de los dos tipos de grasas saludables (las insaturadas, como son mono y poliinsaturadas). Éstas ayudan a diversos aspectos beneficiosos para tu cuerpo, como un aporte de energía para músculos, corazón y otros órganos, además de regular funciones fisiológicas del organismo.

Es más, las monoinsaturadas contienen ácido oleico, que es el mismo que el del aceite de oliva y resulta beneficioso para la salud. No obstante, la cantidad de grasa total que se ingiere es variable, dependiendo si se come el tocino.

¿Cuántas calorías tiene 100 gramos de jamón?

Existen alimentos que basta una pequeña ingesta para disparar su contenido calórico. No es el caso del jamón, que tiene unas calorías adecuadas en función de su consumo. Unos 100 gramos aportan, aproximadamente, tan solo 240 Kcal, lo que es una cantidad más que razonable en cualquier alimentación sana y equilibrada.

De hecho, existen multitud de dietas en las que se incluye el jamón. Obviamente, como cualquier alimento, su abuso y excesivo consumo no es recomendable, pero una ingesta razonable del mismo es sana para tu cuerpo.

Apenas contiene hidratos de carbono

Un consumo excesivo de hidratos de carbono hace que rápidamente se acumule materia grasa en nuestro cuerpo, lo que conlleva el aumento de peso. En este aspecto no tendrás que preocuparte, ya que el jamón apenas tiene carbohidratos ya que las calorías son derivadas de las proteínas, como ya indicamos anteriormente.

Jamón de cebo ibérico: saludable y exquisito

Estas cualidades mencionadas anteriormente varían en función del tipo de jamón que, como bien sabrás, existen variados en el mercado. Las diferencias entre ellos residen fundamentalmente en función de la raza y la alimentación de los animales.

Por ejemplo, nuestro jamón de cebo ibérico es un jamón cruce duroc y jamón ibérico de cebo, y es un sinónimo de calidad y sabor en una alimentación saludable.

Jamón cebo ibérico

Garantía de calidad con el precinto de jamón ibérico

En este sentido existen garantías para saber qué es lo que consumes, y más en concreto con el tipo de jamón. Si quieres asegurarte que verdaderamente estás consumiendo un auténtico jamón ibérico, has tener en cuenta si llevan los precintos adecuados.

Nuestro jamón cebo ibérico posee un precinto blanco que certifica que el cerdo es 100%, 75% o 50% raza ibérica. Esta clasificación está enmarcada en un Real Decreto 4/2014 de 10 de enero que aprueba la norma de calidad para carne, jamón, paleta y caña de lomo ibérico. Además, este precinto debe llevar el logotipo de ASICI (Asociación Interprofesional de Cerdo Ibérico). Estos dos aspectos son claves para conocer si verdaderamente un jamón ibérico lo es.

¿Y qué tiene que ver esto con si el jamón engorda? Pues en que la calidad del producto determina que se cumpla con los aspectos nutritivos de los que hemos hablado anteriormente. Y, efectivamente, este tipo de jamón es una elección sana para mantener una alimentación equilibrada, saludable y sabrosa.

Disfruta del jamón de manera sana

Suponemos que ahora te haya quedado más claro: la duda de si el jamón engorda es más un mito que una realidad. Si quieres disfrutarlo en una alimentación equilibrada y saludable, te invitamos a comprar jamón y paleta Eresma.

Todos nuestros productos destacan por su gran calidad y sabor. Criamos en nuestras granjas a los mejores ejemplares para que puedas saborearlos en tu mesa.