X

10% descuento con tu primera compra | Utiliza el cupón BIENVENIDA

0

Mitos sobre el jamón

Hoy en día siguen existiendo determinados mitos sobre el jamón de distinto tipo, muchos de ellos que no son ciertos, a pesar de que es uno de nuestros inconfundibles clásicos de nuestra gastronomía. Bien se trate de afirmaciones que han pasado a lo largo del tiempo o de algunas más actuales, aquí estamos en Eresma para desmentirlos.

mitos sobre el jamon

Y es que unas veces por la cultura popular y otras porque se confunden los conceptos, al final el jamón ha sido objeto de falsas creencias. Pero no te preocupes: si tienes dudas porque has escuchado algunas afirmaciones que piensas que son ciertas, echa un vistazo a este post que te ofrecemos a continuación para despejarlas de una vez por todas.

12 Falsas afirmaciones sobre el jamón

Seguro que en más de una ocasión has tenido oportunidad de escuchar alguna de estas frases que conforman algunos de los grandes mitos sobre el jamón. Pues bien, todas estas afirmaciones que verás a continuación son falsas en su mayoría:

1- El jamón serrano engorda

Una de las más grandes mentiras que nos encontramos actualmente y que está bastante extendida. El jamón no engorda: de hecho es un alimento muy sano: es rico en proteínas (necesario para el desarrollo muscular), vitaminas, minerales (hierro, zinc, potasio…), muy bajo en grasa y apenas contiene hidratos de carbono. De hecho, 100 gramos son aproximadamente 240 Kcal. Eso sí, siendo coherentes, cualquier alimento es perjudicial consumido en exceso y sin control. Así que se trata de uno de los mitos sobre el jamón que, como ves, no es cierto.

2- La grasa blanca no se come

Error. Estaríamos cometiendo una barbaridad si desechamos aquello que contiene el tan necesario ácido oleico para nuestro organismo (reduce la tensión arterial, ayuda a aumentar el colesterol bueno…). Por tanto, la grasa blanca del jamón no solamente está deliciosa sino que además aporta antioxidantes naturales.

3- La pata izquierda del jamón es mejor que la derecha

Falso. Sin duda es otra de esas afirmaciones que en la cultura popular se puede llegar a pensar que es cierta pero que no es así. A veces hemos escuchado mucho esa pregunta: ¿Del jamón la pata derecha o izquierda? Pues bien, no existe una pata del jamón más sabrosa que otra y te diremos por qué. Hay quien piensa erróneamente que el cerdo, al dormir, descansa sobre su pata derecha por lo que la izquierda, al estar más desarrollada, estará mejor. Esto no es así: el cerdo descansa sobre cualquiera de ellas indistintamente. Por lo tanto, no «selecciona» una sobre la que recostarse, así que no se puede determinar por decreto cuál esté más desarrollada.

pata izquierda del jamon

4- El jamón es mejor que la paleta

Solemos asociar el precio a la calidad del producto, pero en este caso no una cuestión de condición sino de tamaño. No es que sea mejor o tenga mayor calidad, sino que requiere de mayor curación al ser mayor la cantidad y por ello eleva su precio. Como bien sabrás, las paletas proceden de las patas delanteras del cerdo y los jamones de las traseras. Por tanto, una paletilla tiene menos tamaño, su proceso requiere de menor tiempo y en consecuencia es más barata. Pero no tiene nada que ver su sabor.

5- Tiene más calidad el jamón de hembra que de macho

Tampoco es verdad. La calidad es similar, aunque sí que es cierto que se recomienda castrar a los machos tras nacer. Esto es debido a que los cerdos desarrollan un nivel alto de testosterona que puede llegar a influir en textura y sabor final de la pieza. No obstante y salvo aquellos que se usan para la reproducción, a día de hoy todos se capan y no presentan estas diferenciaciones, por lo que igualmente se aprecia la suavidad y exquisitez en cada pieza.

6- Es mejor un pata negra

Para empezar no existe literalmente un «jamón pata negra». En tal caso sería el color de la pezuña, y tampoco debemos llevarnos literalmente por esta afirmación. Si quieres saber cómo elegir un buen jamón ibérico debes guiarte por otros factores como etiquetado, aspecto externo e incluso que la forma de la pata sea más estilizada y fina (y no tanto el color de la pezuña, la cual pudiera variar).

pata negra

7- Hay que empezar a cortarlo con la pezuña hacia arriba

Depende. Esta es la única afirmación que tiene algo de cierta. Ante la duda de por qué lado se empieza un jamón debemos pensar en el tiempo en el que va a ser consumido. Si se va a comer en un periodo breve de tiempo, sí que hay que colocarlo en el jamonero con la pezuña hacia arriba y empezar por la maza. Pero si se quiere abrir para dejarlo reposando un largo periodo lo mejor para evitar que se seque es empezarlo con la pezuña hacia abajo (es decir, abrirlo por la parte de la babilla).

8- Los niños no deben comer jamón

Otro de los falsos mitos sobre el jamón. Exceptuando obviamente a los bebés, y moderando la cantidad que comen (como cualquier adulto), los niños pueden disfrutar de finas lonchas de un buen jamón de cebo ibérico para que empiecen a familiarizarse con un alimento tan sano como delicioso. No hay ningún problema en ello y de hecho se beneficiarán de todas las ventajas de un producto indispensable en nuestra gastronomía.

9- Es mejor cortarlo a mano que a máquina

En absoluto. Se puede disfrutar de su exquisito sabor indistintamente sin tener en cuenta si las lonchas se han obtenido manualmente por un experto cortador o se ha empleado una máquina específicamente preparada para ello. Lógicamente, nunca está de más apreciar por parte de los maestros cortadores el arte de obtener finas y perfectas lonchas correctamente emplatadas, pero no tiene ningún tipo de efecto final sobre el sabor.

jamon cortado a mano

10- Los puntos blancos del jamón son malos

Para nada. Esa especie de pequeñas motas blancas que se forman corresponden a su propia composición y se llaman cristales de Tirosina. Son aminoácidos que forman las proteínas y de hecho son indicadores muy buenos del jamón: quiere decir que se ha seguido el proceso lento y natural de maduración en nuestras bodegas. Que aparezcan de vez en cuando no es malo en absoluto; simplemente quiere decir que se ha curado correctamente.

11- El mejor maridaje es con vino tinto

A pesar de ser una afirmación muy extendida, no es del todo cierta. De hecho, marida mejor con el blanco debido a que su sabor es más suave y esto sirve para potenciar el sabor del ibérico (del mismo modo que también haría el cava, por ejemplo). No obstante, si eres un amante del dúo formado por el vino tinto con su jamón, eres libre de disfrutarlo como quieras.

12- El jamón se puede tomar frío

Error imperdonable. Si se saca del frigorífico debe atemperarse y por ello siempre se recomienda sacarlo un tiempo antes de consumirlo. En caso de que esté recién cortado, qué mejor que comerlo al instante (aunque quién iba a poder resistirse). Lo que no es nada recomendable es consumirlo frío porque no se aprecian los matices de su sabor y textura natural, perdiendo así gran parte de su esencia.

jamón a temperatura ambiente

Disfruta del mejor jamón gracias a Eresma.

Ahora que te hemos abierto los ojos acerca de estos mitos sobre el jamón, te animamos a comprar jamones y paletas Eresma para disfrutar de un extraordinario sabor. Ya quieras incorporarlo a las distintas recetas con jamón o bien para tomar de aperitivo en buena compañía, seguro que acertarás.


¿Qué te apetece probar?

Últimas entradas