X

10% descuento con tu primera compra | Utiliza el cupón BIENVENIDA

0

Consumir la piel de los embutidos, ¿sí o no?

¿Alguna vez te has preguntado a la hora de comprar embutidos si la piel que recubre al lomo, al chorizo o al salchichón, se puede comer? ¿Conoces si consumir la piel de los embutidos es bueno, perjudicial o inocuo para tu salud? A continuación, te damos las respuestas a todas tus preguntas.

consumir la piel de los embutidos

Lo cierto es que este debate suele generar mucha controversia. Hay quienes optan directamente por desecharla, ya que no les gusta su textura, y están quienes la consumen porque la digieren sin problema. En cualquier caso, a lo largo de este artículo podrás conocer las distintas tipologías de fabricación según el origen del envoltorio, sus diferencias y etiquetado.

¿De qué está hecha la piel de los embutidos?

En primer lugar, sobre consumir la piel de los embutidos debes saber que la misma se elabora con distintos tipos de envoltorio. Por un lado, encontrarás embutidos recubiertos con tripa natural de algunas partes del intestino animal y, por otro lado, hay embutidos que se recubren con piel artificial que puede ser de tres tipos: celulosa, colágeno o plástico autorizado para uso alimentario.

Tripa comestible natural VS Tripa artificial

Las tripas naturales tienen distintos diámetros dependiendo del animal del que procedan. En el caso de la tripa de bovino se utiliza para los embutidos más grandes, mientras que la tripa de porcino se emplea para embutidos con un diámetro más reducido. La tripa de ovino es todavía más estrecha y, por el contrario, para las piezas más grandes se usan tripas de otras especies o tripas cosidas.

Se puede consumir la piel de los embutidos recubiertos con tripa natural sin ningún perjuicio y, además, contiene proteínas y grasas favorables para el organismo, aunque en pequeña proporción debido a su espesor tan reducido. Con respecto al sabor, seguramente notarás que la textura suele ser más agradable en comparación con la tripa artificial.

Se trata de un producto muy versátil para incluir en tus platos tal y como te recomendamos en su momento con nuestras recetas con embutidos fáciles de preparar y que además están riquísimas.

Todos los embutidos que emplean tripas naturales en su envasado son sometidos a distintos tratamientos de estabilización microbiológica y extrema limpieza, asegurando así la inocuidad de los alimentos. Algunos de nuestros embutidos, como el chorizo y el salchichón cular ibéricos, están embutidos en tripa natural, por lo que podrás consumirlos con la piel y degustar un sabor natural como el que te ofrece nuestro chorizo ibérico Eresma.

tabla embutidos

Por otro lado, los embutidos recubiertos con piel artificial pueden estar elaborados con colágeno que es de origen animal y, por ende, se puede consumir. Es la más parecida a la natural y tiene muchas ventajas como su esterilidad, su variedad de calibres, su mejor maquinabilidad y su conservación. Con este tipo de tripas artificiales de alta calidad elaboramos algunos de nuestros más afamados embutidos que puedes comprar como el salchichón extra con piñones.

En lo que respecta a la piel artificial elaborada con colágeno se desaconseja su ingesta no porque su consumo sea perjudicial para la salud, sino porque pueden ser más difíciles de masticar y digerir por lo que consumirla o no será una cuestión de gustos personales.

Por último, sobre consumir la piel de los embutidos, hay algunos en el mercado que llevan tripa artificial elaborada con celulosa y con plástico autorizado para uso alimentario y se desaconseja su ingesta.

Beneficios de la tripa natural para embutidos

Ahora que ya hemos visto las distintas tipologías, vamos a conocer cuáles son los principales beneficios de las tripas naturales que, como hemos dicho, son 100% comestibles y además son biodegradables.

Lo primero que debes saber es que aportan una excelente conservación de los embutidos, de forma natural, pero es que además le confieren un aspecto tradicional, protegen el sabor y aportan textura, aspecto natural y fresco del embutido. Tienen una alta calidad osmótica con permeabilidad del producto al vapor, humo y gases. Esto facilita, por ejemplo, la desecación y el ahumado. Asimismo ofrece mucha variedad, ya que hay numerosos calibres de tripas naturales, adaptadas a cada tipo de embutido.

tripa natural embutidos

Puedes disfrutar de estas ventajas al comprar caña de lomo duroc embuchado en tripa de fibras naturales. Tiene una curación mínima de 80 días en secaderos con temperatura y humedad controlada, distinguido por su gran veta en el corte, síntoma de calidad y jugosidad, así como por su sabor y punto de fusión en el paladar.

Beneficios de las tripas artificiales para embutidos

Si dudas consumir la piel de los embutidos que llevan las tripas artificiales, debes saber que también tienen muchos beneficios con respecto a las naturales por su producción, características para la automatización de los procesos y porque se pueden adaptar mejor a los productos que se vayan a elaborar.

Están hechas de materiales seguros para el consumo, sin riesgo de patógenos y riesgo micro-bacteriano. A diferencia de las tripas naturales, estas no requieren almacenamiento a bajas temperaturas. Asimismo, mantienen el producto en perfectas condiciones durante el transporte y también durante el almacenamiento del mismo.  Por otro lado, ofrecen la posibilidad de modificar detalles como colores y calibre.

¿Cómo diferencio las tripas naturales de las artificiales?

La diferencia entre la tripa natural y la artificial suele saltar a la vista. Sin embargo, te damos algunos tips para que sepas diferenciarlas y disfrutar sin problema cuando quieras consumir la piel de los embutidos.

En un embutido elaborado con tripas naturales podrás apreciar algunas irregularidades, ya que en algunos puntos se perciben más delgados y en otros más gruesos, y desprenden un aroma especial. Por el contrario, las artificiales tienden a arrugarse en los extremos y se abren un poco. Comprobarás también que tienen un aspecto mucho más uniforme, sin irregularidades ni imperfecciones.

Con el primer mordisco percibirás, si la tripa es natural, un tacto carnoso y suave mientras que la artificial suele tener un sabor más neutro.

La etiqueta, clave para distinguirlas

chorizo y salchichón

Sin lugar a dudas, el factor por excelencia que nos ayudará a distinguirlas es la etiqueta, ya que es donde se indica la naturaleza, los materiales y la composición de la tripa. Tal y como establece la Norma de Calidad de los derivados cárnicos, la tripa natural es considerada un ingrediente más, y como tal, debe figurar en el etiquetado del producto que el consumidor adquiera.

Por otro lado, el reglamento 1169/2011 sobre la información alimentaria que debe proporcionarse al consumidor establece que si un embutido está envuelto con productos no comestibles deberá detallarse en el etiquetado.

En la etiqueta de todos nuestros productos encontrarás los ingredientes que contienen, toda la información nutricional, así como la forma de mejor conservarlos, el lote y la fecha de caducidad del mismo. Toda la información que necesitas de nuestros productos.

Disfruta de los embutidos curados de Eresma

Ahora que ya conoces un poco más acerca sobre si consumir la piel de los embutidos, te animamos a disfrutar del sabor y de todos los beneficios nutricionales de los embutidos curados gracias a Eresma y escoge los que más te gusten desde nuestra web.


¿Qué te apetece probar?

Últimas entradas