X

10% descuento con tu primera compra | Utiliza el cupón BIENVENIDA

0

Cómo elegir un buen jamón ibérico

A la hora de saber cómo elegir un buen jamón, podemos tener en cuenta una serie de factores para no equivocarnos en nuestra compra. No obstante, conviene profundizar en alguno de ellos y aclarar ciertos aspectos que a veces pasamos por alto.

Cómo elegir un buen jamón ibérico

Para tener todas las claves de cómo saber que un jamón es bueno basta con que atendamos a la lógica en algunos casos, y a estos pequeños consejos o trucos por el otro. Gracias a lo que te explicaremos seguro que te montas la pequeña guía definitiva del jamón para no equivocarte en tu elección.

Trucos para saber qué jamón serrano comprar

Si queremos buenos consejos para comprar jamón, tenemos que atender directamente a elementos tan básicos como sus etiquetas… pero también a otros menos evidentes para que sepamos elegir con todas las consecuencias. Para ello, aquí van algunos trucos a la hora de saber cuál comprar.

Mirar el etiquetado

Sin duda alguna, gracias al etiquetado conoceremos casi en su totalidad el producto que vamos a consumir. Y en este sentido hay varios aspectos en los que nos podemos detener: desde la procedencia del jamón hasta su contenido nutricional. Basta con un simple vistazo a la información que le acompaña para conocer unos cuantos detalles que nos pueden resultar relevantes para tomar nuestra decisión.

Si atendemos al contenido calórico, habrá un apartado concreto donde nos mostrará la energía que nos aporta, los hidratos de carbono, proteínas… en definitiva, no solamente de aquello de qué está compuesto sino un porcentaje específico de nutrientes para nuestro organismo.

Lógicamente, existen más etiquetados que nos puedan ayudar a decidir qué jamón comprar. Hay un certificado que indiscutiblemente nos aporta la mejor información cuando queremos consumir productos de Castilla y León como es el sello Tierra de Sabor. En estos casos te podrás asegurar que compras jamón de esta tierra gracias a su característico distintivo, procedente de uno de los lugares de España donde los embutidos destacan especialmente por su calidad y sabor.

Gracias a la información que acompaña a nuestro querido manjar también nos avala el certificado Calicer. Esto quiere decir que, efectivamente, el producto cumple con todo el contenido nutricional que especifica. Dicho etiquetado es crucial para avalar y certificar todos los procesos de calidad alimentarias que nos expone el producto.

etiquetado jamon ibérico

Observar el aspecto externo

Más allá de la información que nos venga dada de primeras, es importante que sepamos interpretar su aspecto externo. Por ejemplo, es destacado cuando observamos la homogeneidad de la pieza, especialmente en lo que se refiere a piel y color. Es importante que la piel esté arrugada para que nos indique que su curación ha concluido correctamente y, por consiguiente, la grasa y todo su sabor está próxima a la carne.

Además, también debemos asegurarnos que no presente demasiadas hendiduras, lo que indicaría resecamiento del músculo. Tan importante es que esté curado como que no éste proceso no se haya realizado en exceso. No obstante, observando el jamón también hay otro elemento fundamental que no debemos pasar por alto y que nos aporta también una gran cantidad de información como es la pezuña y, más concretamente, la pata.

Forma de la pata

Dentro de todas las partes del jamón, la pata es una de esas zonas donde podremos identificar mejor a un ibérico. Y no nos referimos por el clásico «pata negra», haciendo referencia al color de su pezuña. De hecho, esta expresión puede inducir a error, ya que fijarnos solamente en su color puede hacer que nos equivoquemos gravemente si no atendemos a otros detalles.

¿Por qué? Porque existen variedades de raza ibérica que incluso poseen tonalidades caobas o castañas sin perder ni un ápice de su calidad. Que tenga pata negra puede ser un indicador, pero debemos profundizar un poco más en este sentido. Cuando hablamos de la pata nos referimos, más bien, a la forma de la caña. Cuanto más estilizada y fina sea, mayor probabilidades de que disfrutemos de una pieza de calidad.

pata jamon de cebo ibérico

Conocer los tipos de jamones curados

Si sabes cómo distinguir un jamón ibérico de otro que no lo es ya tendrás bastante avanzado y estas explicaciones que te estamos dando te resultarán bastante familiares. Y para que no te engañen en tu compra, lo mejor es saber los tipos de jamones curados que existen.

Como ya te hablamos en su momento, los ejemplares se clasifican según su alimentación (bellota, cebo de campo o cebo) o su raza (100% ibérico cuando es padre y madre ibérico, 75% ibérico cuando el padre es 50% ibérico y 50% ibérico cuando el padre es duroc), y se distinguen por 4 precintos.

El precinto negro es el ideal 100% ibérico: jamón de bellota, cerdos de raza pura criados en dehesas y alimentados con sus recursos naturales. El precinto rojo es jamón de bellota ibérico, aunque es un cerdo de raza cruzada con duroc con lo que puede ser 75% o 50% raza ibérica. En cuanto al precinto verde, nos indica que es jamón de cebo de campo ibérico, es decir: ejemplares alimentados con pastos naturales y piensos en campo. Y por último el precinto blanco que nos indica que el jamón es de cebo ibérico: cerdos alimentados en granja a base de pienso, cereales y leguminosa.

Cómo saber la curación de un jamón

El proceso de curación es otro aspecto clave cuando hablamos de cómo elegir un buen jamón ibérico. En este sentido, básicamente podrás conocerlo gracias a este etiquetado. En Eresma nuestro jamón de cebo ibérico tiene una curación mínima de 24 meses en bodega donde nuestros expertos controlan todos los procesos (alimentación, selección, lenta curación, transporte y distribución) para ofrecer la máxima calidad del producto. Esto es una extraordinaria garantía, ya que solo a partir de los 20 meses se puede considerar su denominación en esta categoría.

Valorar su aspecto interno

Ésta característica no es tan sencilla de apreciar puesto que, si los compramos de una pieza, no sabremos cómo es su composición interna hasta que no lo empecemos. No obstante, si lo queremos comprobar al haberlo adquirido o vamos a comprar al corte, podemos observar el contenido de grasa infiltrada que tenga.

Esto es tan sencillo como fijarse en sus vetas blancas en mitad de su tono rojo. Un buen jamón sin duda contará con gran cantidad de estos detalles. Si es completamente liso en su color o no es rojo sino más bien granate, no será buena señal. Lo mismo que la grasa: si en lugar de blanca su apariencia es anaranjada es probable que esté enranciada.

lonchas jamon ibérico

Peso y precio

Un jamón ibérico indudablemente costará más que uno que no lo es. Eso es un hecho que nadie puede negar, ya que el proceso que se ha seguido hasta obtener dicha calidad es superior. Por tanto, no debes fiarte de quienes te ofrezcan ibérico a precio de Duroc o blanco. Además, también hay un hecho relevante como es el peso: los jamones ibéricos suelen rondar a partir de los 7-8 kg en adelante.

Totalmente apto para celíacos

Este otro aspecto extra es esencial cuando queremos saber qué jamón comprar. Y es que nuestros jamones Eresma no contienen Gluten ni lactosa, con lo que son perfectamente aptos para celíacos. Una enfermedad que no está diagnosticada en el 75% de las personas que lo padecen y que se debe vigilar debido a los posibles efectos adversos. Por eso hemos pensado también en ellos y en todos nuestros embutidos no utilizamos ningún ingrediente que contenga gluten.

¿Paleta o jamón?

En Eresma damos gusto a todos tus antojos poniendo a tu disposición deliciosas paletas como por ejemplo nuestra paleta de cebo ibérica. ¿Qué lo diferencia del jamón? Normalmente la paleta, al tener proporcionalmente más hueso, contiene un sabor más intenso. Al no disponer de tanta carne, ha recogido mejor todos los aromas de una curación lenta en nuestras bodegas. También es más pequeña, por lo que si se quiere consumir rápido o no sois muchos en casa, también es una opción la mar de sabrosa y recomendable.

Disfruta de tu jamón ibérico Eresma recién cortado

Ya sabes cómo elegir un buen jamón ibérico pero no estamos seguros si sabes cómo cortar jamón. Por eso, para que no tengas que preocuparte por ello, en Eresma tenemos todo pensado para ti. Podrás comprar la ración de jamón de cebo ibérico 50% raza ibérica. 100 gramos de nuestro delicioso producto separado y envasado en lonchas finas cortadas a mano con cuchillo.

Para que disfrutes de su auténtico sabor con total comodidad: abrir y listo. ¡Ya no tienes excusa para rechazar este manjar!

jamon cebo iberico cortado a cuchillo

¿Qué te apetece probar?

Últimas entradas


© 2021 Grupo Copese - Todos los derechos reservados - Aviso Legal RGPD- Diseño web Digival.es